Uncategorized

Damita de Boda (como hacer una coronita de flores)

Ayer se caso mi cuñado y la pequeña fue damita, por eso le hice una coronita de flores para que usara en esa ocasión especial.   Es súper fácil de hacer y se ve ¡muy lindo! Aquí les comparto paso a paso como lo hice esperando les sirva para cuando le pidan a sus pequeñas ser damitas.

IMG_4725

Necesitas:

  • Cintra métrica
  • Floratape
  • Alambre delgado
  • Pinzas para cortar alambre
  • Florecitas artificiales
  • Tijeras
  • Pistola de silicón
  • Florecitas nube secas

IMG_4726 IMG_4727

1.-  Lo primero que tenemos que hacer es tomar la medida de la circunferencia de la cabecita de la niña a quien le hacemos la coronita.

2.-  Les pongo de ejemplo el caso de la pequeña, su circunferencia fue de 50 cm, entonces corte dos alambres con esa medida (lo hice con doble alambre por que estaba muy delgado, para que quedara más solido).

3.-  Se unen los alambres para hacer el aro y se forra todo con el floratape.  El floratape tiene pegamento que se activa al estirarlo así que tenemos que estirarlo para que se pegue bien.

IMG_4728IMG_4731

4.- Se hacen varios ramitos de nubes

5.- Se va colocando los ramitos de nube con el floratape en el alambre, combinándolos con las flores.

6.-  Para los últimos ramitos y flores podemos usar la pistola de silicóna.

IMG_4953IMG_4931

y ¡listo! ya tienes una coronita para tu princesita.  Me cuentan si se animan a hacerla

Uncategorized

¿Qué tienes que agradecer hoy?

10349002_10152388628741216_1681036364921872744_n

Me voy a dormir después de pasar todo el día en la cocina, el camote, ejotes, pasta, pastel de calabaza y el pavo ya están listos (al pavo solo le falta meterlo al horno mañana).  Termino cansada pero contenta de poder continuar con una tradición familiar que recuerdo primero en casa de mis abuelos y después con mis papás.  Y ahora que mi esposo y yo empezamos con nuestras familia, definitivamente el día de acción de gracias es una tradición que queremos continuar.  Aunque dar gracias por todo lo que tenemos es algo que debemos hacer cada día, por el acelere con el que vivimos muchas veces no nos detenemos a pensar en todas esas bendiciones y tampoco las agradecemos.  Por eso me gusta la idea de tener un día para reunirnos con la familia, reflexionar y dar gracias ¡ademas de comer rico!

Mientras pelaba camotes, cernía harina y sazonaba el pavo me preguntaba “¿Qué tengo que agradecer?”  la respuesta la encontré en el silencio.  Para poder terminar todo a tiempo para mañana mi suegra me hizo el favor de pasar por la pequeña, y  sin ella la casa se sentía ¡tan tranquila y silenciosa! ¡Estoy agradecida por tener quien llena la casa de ruido!

También estoy agradecida por tener comida para cenar, tener con quien compartirla y por la hermosa herencia de celebrar la gratitud.  Espero poder transmitirle lo especial de este día a la pequeña para que algún día ella también quiera continuar celebrando el día de acción de gracias.

la foto

Imprimí estos mantelitos individuales para entretener a los chiquitos en la cena, si te gustan puedes bajarlo aquí  Thanksgiving-Placemat-to-Co

Cuéntame ¿qué tienes que agradecer hoy? ¡Feliz día de acción de gracias!

%3D%3Futf-8%3FB%3FSmhvbmllciBaYW1icmFubyBDb25zdHJ1Y3RvcmEgTWlsYW4gUy5BLlMuLmpwZWc%3D%3F%3D-771167

Uncategorized

Ser mamá de un toddler no es nada fácil (pero podemos hacerlo un poquito más sencillo)

¡Hola! Ya las extrañaba, pero se me ha complicado un poco el sentarme a escr¡perdón! ahorita regreso… ya está, es que la pequeña se estaba comiendo una Crayola.  Ahora me pide que la siente aquí conm3lpñq02lawn otra vez disculpen es que al verme teclear ella también quiso hacer lo mismo.  La bajo explicándole que no debe golpear así el teclado, se echa al suelo a llorar desconsoladamente. Tengo que levantarme para cambiarle el tema distrayéndola con otra cosa.  Creo que solo me queda la opción de escribir de noche, pero cuando por fin llega la hora de acostar a la pequeña yo quiero hacer lo mismo porque ¡termino exhausta!

También he estado un poco desconectada porque he tenido el conflicto mental de ¿cómo puedo escribir en “Soy feliz, soy mamá”, si últimamente no he estado muy feliz?.  Si, a pesar de tener tantos motivos por los cuales ser feliz, estos días he estado un poco decaída, porque aunque ser mamá es maravilloso, también es ¡muy difícil!

No es nada fácil tratar de ignorar un berrinche, o evitar el no sentirte culpable cuando se cae y se golpea.  El tener la intención de que coma sano, y que se niegue rotundamente a comer verduras.  El no poder comprender lo que te pide desesperadamente con palabras de su autoría, o intentar convencerla de que es mucho más divertido jugar con sus juguetes que el abrir y sacar las cosas de los cajones.  No es fácil, lo que es fácil es dejar que esto te agote y te convierta en una mamá gruñona y amargosa, justo lo que NO quiero ser.  A mí me gustaría disfrutarme la maternidad,  volviendo a ser una mamá feliz, y creo que lo he logrado gracias a estos puntos.

1.-  Comprender que son los comportamientos normales a su edad. Por más que quisiera que la pequeña  se porten excelente, tengo que entender que los niños de esa edad (18 a 36 meses),

  • Creen que son el centro del universo, y quieren las cosas de inmediato.
  • Tienen dificultades a la hora de esperar y se frustran con facilidad.
  • No saben controlar emociones como el enojo y la frustración.
  • Todavía no saben usar palabras, y usan berrinches para mostrar lo que sienten.
  • Están probando los límites de su poder frente a sus padres.
  • Están todavía aprendiendo a comportarse en sitios públicos.

Es recomendable que cuando el pequeño esté montando tremendo berrinche, se mantenga la calma, ignorando el comportamiento para que se de cuenta que con eso no logra nada e intentar cambiar de tema distrayéndolo con otra cosa.  No es sencillo, pero si ayuda el comprender que es algo normal paro un niño de esa edad.  El leer e informarte son buenas herramientas, sobre todo para personas aprensivas como yo, que algo como un berrinche me afectó al grado tal de terminar con una quiropráctica para que me destrabara la espalda,  eso nos lleva al segundo punto.

2.-  Tienes que cuidarte a ti misma, para poder cuidar de los demás: Quizás el yo mamá nos ha absorbido tanto que nos hemos olvidado del yo mujer, esposa, amiga, profesionista y la que disfruta de algún hobby, como en mi caso, el ser mamá bloguera.  Es importante mantener el equilibrio.  Por más cansadas que terminemos al acostar a las criaturas, tenemos que disfrutar un tiempo con nuestro esposo, haciendo actividades relajantes como ver alguna película por ejemplo.  Nosotros el jueves vimos “ Una Noche para mamá”  con la que no pude evitar sentirme identificada, pues trata de una mamá que se describía como “emocionalmente estresada”, al final de la película su esposo le explica de esta manera, la importancia de cuidarse a sí misma “¿sabes por qué la aeromoza en el avión dice que en caso de emergencia primero te pongas tú la máscara de oxigeno y después asistas a los niños? Porque no es posible que ayudes a alguien más, si tú no estás bien”.

No descuides tampoco a tus amigas, es importante  salir a platicar, especialmente con las que están en tu misma situación, porque con ellas puedes desahogarte, pues te comprenden perfectamente y además ayuda mucho sentir el apoyo de quien está pasando por lo mismo.

3.-  Comprender la importancia de tu trabajo: Existe esa complicada  dualidad de querer tanto a una personita y al mismo tiempo, ser quinen debe regañarla cada vez que hace algo indebido, pues es nuestra responsabilidad formarlos para que no sean unos mounstrilios malcriados, enseñándoles pacientemente lo que es y no es permitido. Y aunque no es una tarea sencilla tenemos que tener en cuenta que:

educar-un-niño-imagen

4.-  Escoge tus batallas: Aunque la educación de los pequeños es nuestra gran responsabilidad, no debemos de enfocarnos solamente en ello, siendo unos gendarmes reprendedores todo el día (me declaro culpable de haberlo hecho y es sumamente desgastante!).  El repetirme esta frase “Escoge tus batallas”, varias veces durante el día me ha ayudado mucho a ver qué cosas son las que realmente valen la pena y ser firme ante éstas; por ejemplo si está rayando un mueble, se le explica que eso no se hace y aunque se enoje, eso es algo que no se debe hacer y punto.  Si después de eso salen al jardín y comienza a deshojar una flor es momento de repetir la frase “escoge tus batallas”  ¿en verdad vale la pena desgastarme con un berrinche por esto? ¡no! Así que solo le explico que no deben de cortarse las florecitas, son bastante listos y comprenden más de lo que creemos.

5.-  Preocúpate en su momento Esta frase me la dijo mi esposo cuando le contaba que me daba mucha tristeza imaginarme a la pequeña cuando fuera a la escuela, “es que la inocente no conoce maldad y hay tantos niños bullys malos con los que se va a enfrentar” “preocúpate de eso en su momento” me contestó tranquilamente.  ¡Tiene toda la razón!, no solo tengo las preocupaciones reales si no encima de eso me ando inventando cosas que todavía ni suceden.  Quizás cuando llegue el momento, la pequeña me sorprenda con una maravillosa habilidad para defenderse, y yo que me anduve preocupando tanto tiempo en balde.

En relación a este punto en  Happify un sitio donde se usa la ciencia para ayudar a vivir de manera más feliz, dan varias sugerencias para dejar de tener pensamientos negativos (según esta página tenemos de 40,000 a 60,000 pensamientos negativos cada día!)

6.-Divertirnos como niños: Si un toddler tiene un potencial dramático impresionante, pero también demuestra su alegría con la misma intensidad, riendo con dulces carcajadas contagiosas.  Se maravillan con las cosas más sencillas, una flor, un perro una fuente.  Se goza un paseo en carro o un viaje al supermercado, y no hay nada más divertido que ver a un pequeño divirtiéndose.  Y al verle su encantadora sonrisa, todo, el cansancio, el pasar uno a segundo plano, las preocupaciones, todo, vale la pena por verla sonreír.

Les repito una frase que ya había mencionado en “Sobre mí “ pero es tan buena que vale la pena repetir “Al final, yo soy la única persona que le puedo dar a mis hijos una madre feliz que ame la vida”. Janene Wolsey Baadsgaard ¡Seamos felices queridas mamis! tenemos muchos motivos para serlo, uno de los principales es aquella pequeña personita que es súper aprensiva a nuestro estado de ánimo, y nos esta observando e imitando, pues somos su gran ejemplo.

Uncategorized

¿Y tu también viajas en el tiempo?

Mi hermana es quien me mantiene “in” pasándome tips de las apps que están de moda, Timehop fue una de sus últimas recomendaciones.  Me encanta porque es como una máquina del tiempo que diariamente te recuerda lo que publicaste ese mismo día, en años anteriores.

iphone-0a8f4a68242315673b404ec91d0f6b83

En estas regresiones, me sorprendo al ver todo lo que mi vida ha cambiado en los últimos cuatro años, cuando publicaba quejas sobre el caótico tráfico de la Ciudad de México, y del estrés de trabajar abriendo las tiendas de Best Buy México. Y aunque planificar y llevar a cabo el montaje de aquellas tiendas tan grandes, y pasar horas en el tráfico, era bastante estresante, al leer aquellas frases no puedo evitar pensar “querida, todavía no conoces lo que es el verdadero estrés”.

7bafef81818374bfc7ddcb6212275511

Y aun que Timehope es una máquina del tiempo solamente con el botón de REW<<, eso no es problema, porque la capacidad de viajar al futuro es un súper poder que adquieres al convertirte en mamá. Creí que era solo yo la preocupona que “agarraba monte” viajando del presente al futuro en cuestión de segundo, por simples hechos como estar tranquilamente con la pequeña viendo alguna caricatura, cuando de la nada me entra un cargo de conciencia tremendo, ¿no debería de estar haciendo algo que la estimule?, y una cosa tan sencilla como una caricatura, se convierte en la causa por la cual la pequeña no podrá entrar a una buena universidad. Pero al platicar con otras mamás pude ver que no soy la única que se preocupa por adelantado, nos reíamos compartiendo anécdotas de estos viajes en el tiempo: Una amiga me contó que cuando estaba embarazada, su esposo se desmayo, y mientras recobraba el conocimiento, ella lloraba desconsoladamente por que tendría que criar a su hijo sola.  Y llego a visualizar aquel pequeño nonato como todo un adulto que había crecido sin su padre.

Creo que mi colmo fue anoche, cuando al ver este vídeo de un papá que le canta a su hija que cumple quince años,  ¡no pude dejar de llorar! me imaginaba a la pequeña, convertida en toda una señorita. Si, solo faltan 14 años para esto, pero con lo rápido que ha crecido, siento que mañana se va al kínder y pasado mañana ya le estaré cantando por favor “No crezcas más”.

Uncategorized

Reflexionando en el “Día de los muertos”

IMG_4561

Hasta hace año y medio podía decir con mucho orgullo “tengo a mis cuatro abuelos vivos”  (algo muy poco común para alguien de treintayquibole) pero sabía que, por ley de vida, esa dicha no me duraría mucho más tiempo.  Y así fue, primero se fue la mamá de mi papá, seguida un año después por mi abuelita materna, allí ya tenía el blog y encontré en las letras una herramienta que me ayudo mucho con mi duelo, dedicándole Un Legado.  Medio año después partió el papá de mi papá a quien le dedique Lo que me deja la partida de mi abuelo.  Ahora solo me queda mi abuelito materno, pero a el no le hare un homenaje post mortem. No, a el no.

Hoy que es día de los muertos, recuerdo con mucho cariño a mis abuelitos que han partido.  Y al pensarlos, vino a mi mente un poema que me impacto tanto cuando era niña que aun lo recuerdo hasta hoy:

En Vida Hermano por Ana Maria Rabatte

Si quieres hacer feliz
a una persona que quieres mucho…
díselo HOY; sé muy bueno…
¡En vida, hermano, en vida!

Si deseas dar una flor,
no esperes a que se muera…
mándala, HOY, con amor…
¡En vida, hermano, en vida!

Si deseas decir: «te quiero»
a la gente de tu casa…
al amigo, cerca o lejos…
¡En vida, hermano, en vida!

No esperes a que se muera
la gente para quererla
y hacerle sentir tu afecto…
¡En vida, hermano, en vida!

Tú serás muy feliz,
si aprendes a hacer felices
a todos los que conozcas…
¡En vida, hermano, en vida!

Nunca visites panteones
ni llenes tumbas de flores.
Llena de amor corazones…
¡En vida, hermano, en vida!

Es por eso que, no esperare a que el dolor de su partida me inspire a contarles que  la gran importancia que es un abuelito en la vida de una niña, me la enseño mi Dadito: mi héroe que se fue a la segunda guerra mundial por cuatro años.  Durante este tiempo mantuvo una relación a larga distancia con su novia, toda una historia de amor con final feliz, pues al regresar de la guerra se casaron.  Trabajo como cónsul de los Estados Unidos viviendo en varios países, teniendo en cada uno de ellos infinidad de aventuras que gozaba escucharlas cuando me las contaba siendo niña.  Al retirarse escogieron establecerse en San Diego California.  Donde tengo gratos recuerdos de mi infancia:  Largas caminatas a la orilla del mar donde me enseñaba canciones o me contaba alguna de sus tantas increíbles historias. Recuerdo su casa siempre con música “viejita” tocando a todo volumen, y el tarareando esas canciones.  Me sacaba a bailar, dejándome poner mis zapatitos arriba de los suyos.

Orgulloso de su patria, no perdía oportunidad para tratar de contagiarme ese orgullo Americano, “mira que bonitos los edificios aquí en San Diego” “mira que puesta de sol en la playa” “mira que gran porta aviones” sin saber que su nieta había heredado su lado orgulloso, pero ella de su pequeña ciudad Obregón, que al no contar con grandes edificios, playas ni portaviones, no me quedo más que decirle “pero la luna en Obregón es más bonita” le causo tanta gracias que hasta hoy en día me lo platica como si hubiera pasado ayer.

Abuelo se que mi hermana me hará el favor de leerte estas líneas que espero te alegren un poco tu día, así como tu has alegrado mi vida. Gracias por todas tus historias que me has contado y por las historias que hemos pasado juntos. Te quiero mucho.

IMG_4557