Conmemoremos el día de la mujer

Hoy conmemoro el día de la mujer escribiendo.  Porque he aprendido que la escritura lleva tus palabras a quien necesita de ellas, por eso hoy te escribo a ti, amiga, hermana, a mi hija mayor y a la que está por nacer.

Escribo como escribí cuando tenía 25 años y sentía una gran presión social por casarme, y esas palabras formaron un libro, que no iba en contra del matrimonio, al contrario, al valorarlo tanto, quería aclarar que el matrimonio debe realizarse por amor, hasta haber encontrado al hombre indicado con quien pudieras formar una familia, y no solo con quien conformarte por el solo hecho de ser casada.

Le escribo a quien tiene un sueño y le dicen que no podrá lograrlo.  Como a mí me dijeron cuando comente que quería publicar aquel libro, pero a pesar de lo que decían los demás, fui tras mi sueño hasta lograr publicarlo.

Para publicarlo debía irme a vivir a Cuidad de México, aunque había quien decía que una mujer no debía salir de casa de sus padres hasta casarse.  Y como solo del sueldo de una escritora principiante no podía vivir, busque trabajo relacionado con mi carrera de diseñadora gráfica, en el área de mercadeo visual, decorando tiendas.  Por casi diez años trabaje en ese rubro, empezando como decoradora de una boutique en Masarik, terminando como coordinadora de presentación visual para Best Buy Mexico.  En Best Buy formaba parte del equipo de arquitectura y diseño, y nos encargábamos de las aperturas de las nuevas tiendas. Trabajando en construcciones, me encontré con albañiles, que al darles indicaciones, no me veían a la cara, y al preguntar porque no se había hecho lo que pedía, me contestaban  que no estaban acostumbrados a “que una vieja los mandara”.  En la apertura de las tiendas, ya con todo el trabajo terminado, les demostraba como si se podía trabajar con una mujer al mando.

El tiempo pasó, encontré a un hombre maravilloso con quien me case y decidimos formar una familia, y por ella he decidido trabajar, ahora en el hogar. Y por eso también le escribo a todas esas amas de casa, que dan su vida por su familia y se hacen cargo de tooodas las necesidades de su casa, y aun así les dicen “ esas mujeres que no trabajan”.

Así que no dejes de soñar, de luchar por alcanzar esos sueños. No dejes que los demás te digan que eso es algo que una mujer no puede hacer, demuéstrales como si se puede.  Y tampoco creas que eres menos mujer, por decidir dedicar tu vida a tu familia.

Conmemoro este día de la mujer con la pluma, haciendo lo que me apasiona que es escribir, y te invito a que tu también lo hagas, con lo que sea que te haga expresarte y sentirte feliz, un pincel, un instrumento, lo que sea, pero hazlo, porque nunca sabes a que mujer puedes inspirar, y de eso se trata este día!

A %d blogueros les gusta esto: