Sin categoría

Un regalo de día de las madres muy especial

 

Ya casi son las 12 am, oficialmente ya les puedo desear un muy feliz día de las madres.  Vengo regresando de la cena organizada por la escuelita de la pequeña para todas las mamas, y quiero agradecerle a la directora, y a todas las maestras, no solo por la organización de todo el evento: la cena, las rifas de regalos etc, también por darnos a las mamas un regalo muy especial.  La fiesta término con casi todas las mamas bailando, fue como volver a vernos, aunque fuera solo por un momento, como aquellas morritas (chavitas) que fuimos antes de ser mamas.  Por un momento, dejamos de preocuparnos por los pendientes de la casa, del esposo, de los hijos, de las responsabilidades.  Por un momento, el yo mamá se tomó un merecido descanso,  y nos dejamos llevar por la música, y las risas de aquel momento especial.  Bueno ya me voy a dormir, porque aunque bailemos como en los viejos tiempos, ahora ya no podemos despertarnos tarde como lo hacíamos en aquel entonces, pues ahora en cuanto sale el sol, nos despertara una dulce vocecita para decirnos, feliz día mami!

Feliz día de las madres! Gocen su día! Es un festejo muy merecido a quien tiene el gran valor de entrar hasta los baños más tenebrosos cada vez que tu chiquito “le dan ganas de ir” hasta en los lugares más inoportunos; a quien tiene el corazón más generoso, pues es capaz de compartir su ultimo pedazo de postre si su chiquito le pide un poquito.  Felicidades a quien ama con tal fortaleza, que hasta tu misma te sorprendes de su grandeza, y que fue hasta que te convertiste en madre que descubriste esa gran capacidad que tiene tu corazón para amar de esa manera.