Sin categoría

La evolución de “Blogger” en 4 años: Celebrando el cuarto aniversario del blog

008

Nunca antes había sentido lo rápido que pasa el tiempo, hasta que me convertí en mamá, termino de organizar piñata, y cuando menos pienso ya es tiempo de empezar a organizar la próxima.  Ahora soy mamá de una niña de casi 5 años, 5 años! Si apenas ayer era una bebe que cabía acostadita en mi pecho, que mecía, y mientras lo hacia disfrutaba inhalar su olor a bebe.  Podía ver sin cansarme esas manitas, esos piesitos, esa naricita, y sabía que yo no podía llevarme el crédito de haberlas hecho, imposible! definitivamente creo que en el cielo hay un taller con Ángeles que tallan a mano a cada  niño, porque la perfección de un bebe es Divina!

52

Un año después nació este espacio donde, desde entonces, he compartido aquí la gran aventura de ser mamá! Hoy empiezo a celebrar el cuarto aniversario del blog! y aunque 4 años suene poco, muchas cosas han cambiado desde entonces.  Hace 4 años, un blog era un espacio donde quienes disfrutamos de la escritura, podíamos hacerlo, ya sin tener que andar buscando una casa editorial que se interesara por publicar nuestros escritos.  Ahora ya era posible poder publicar en línea y dejar que la escritura hiciera su magia, llegar a ojos de quien encuentra algo de ayuda en tus palabras.  Eso era un blog hace cuatro años, ahora, creo que no necesariamente tienes que escribir para ser “blogger”. Antes, las redes sociales eran herramientas que usábamos para generar tráfico a nuestro blog, ahora las redes sociales son el blog de quien narran su estilo de vida a través de fotos o videos.  En nuestras redes sociales  publicábamos fotos relacionadas al post que habíamos escrito, eran imágenes más reales, menos producidas.  Subíamos una foto del bebe comiendo, sin importar que la comida fuera o no orgánica, o una  de nuestros pies en el sillón con el título “por fin se durmió el bebe, estoy exhausta!” claro, una foto tomada en el sillón de tu casa, sin buena iluminación, y tal cual con los pantalones y zapatos con los que anduviste todo el día, sin importarte que te cayo reflujo en el pantalón o formula en el zapato.  Hoy ya casi no se ven fotos así, quizás porque se piensa que no tendría muchos likes, pues llaman más la atención las que son tomadas por fotógrafos profesionales, en magnificas locaciones, con un volátil maxi dress floreado que ondee con el viento.  En que momento los likes se volvieron una necesidad? O un parámetro de éxito?

Quizás porque ahora existen los “influencers”, digo siempre han existido, pero antes eran artistas, deportistas famosos, o personalidades como Oprah Winfrey, pero ahora cualquiera puede serlo, por eso muchos aspiran a eso pensando que diferentes marcas los llenaran de productos gratis, que hoteles y aerolíneas les regalaran viajes y serán las nuevas celebridades del momento, pero para ello necesitan tener followers, muuuchos followers! Por eso hay quienes incluso compran seguidores, pero, que sentido tiene eso? Que no es mejor, poco a poco ir atrayendo gente que te quiere seguir por tu contenido, porque le gustan tus recomendaciones y se identifica con tu estilo de vida, a tener un impresionante numero de seguidores, pero en realidad, muchos de ellos son un haker con muchas cuentas falsas, que desde un ciber cafe en Asia, esta viendo tus fotos donde compartes toda tu vida.  No estoy diciendo que este mal tener 9K seguidores, quien tiene tantos seguro esta haciendo algo bueno y eso es lo importante, aportar tu talento y conocimiento para crear contendido de calidad.

Algunas cosas han cambiado al  “bloggear” en los últimos años, pero muchas cosas siguen igual, como el gusto que da el compartir momentos (tanto buenos como malos), consejos, recomendaciones y opiniones, y al hacerlo, se conoce a gente maravillosa.  Claro que tampoco faltan quienes no son tan lindos, es normal “no somos monedita de oro para caerle bien a todos” y también al abrirnos y compartir, pues nos exponemos, y no toda la gente es buena.  En una entrada del blog “The Minimalist” encontré la definición perfecta para este tipo de gente negativa: “se llaman gaviotas, pues pasan de volada, tiran su cochinada en tu sitio y se van volados” pero no hay que ponerles atención, y aplicar el lema del blog “desintoxicate de todo lo que no te haga feliz” desechar los malos comentarios, quedarnos con los buenos y nunca dejar de hacer lo que nos hace feliz.

Una de las maravillas de un blog es la libertad de expresión, por eso mismo, creo que cada quien está en su derecho de presentarse como quiera, con fotos que llevan grandes producciones o  espontaneas, por mi parte seguiré compartiendo mis momentos del día a día sin tanta producción.  Pero como creo en el dicho “renovarse o morir”,  y para celebrar el blog-aversario,  la ocasión ameritaba un poco de “producción”, hicimos una sesión  de fotos con la maravillosa fotógrafa Steph Archuleta.

 

Fue muy divertido! así como a sido muy divertido compartir con todos ustedes este espacio, por eso quiero agradecerles a quienes me han seguido durante estos años, este festejo también es para ustedes! Y como agradecimiento les tengo un lindo Givaway que estoy segura les va a gustar, para que estén pendientes!

2 comentarios sobre “La evolución de “Blogger” en 4 años: Celebrando el cuarto aniversario del blog

Los comentarios están cerrados.