Sin categoría

No necesitas saber historia para ir al cielo (Llevemos a los niños a catecismo) #Blogtober día 5

IMG_1958Estudie la preparatoria en un internado en Indiana EU, me gustaban todas mis clases menos Historia de Estados Unidos, porque en la primaria había aprendido sobre Miguel Hidalgo, pero nada sobre Thomas Jefferson, sabía que la revolución mexicana había iniciado el 20 de noviembre de 1910, pero no tenía ni idea de cuando había empezado la guerra civil americana, ni conocía a Rosa Parks pues nunca había oído hablar sobre el apartheid.  Total de que al confundirme con tantos nombres, fechas y lugares nuevos, mis calificaciones en esa materia iban muy mal.

En el internado cada alumna tenía asignada a una monjta del convento como consejera que nos mandaban llamar cuando entregaban las calificaciones.  Un fin de semana largo, mis papas fueron a visitarme y la monjita que era mi consejera los quería conocer.  Hablaron de varias cosas, hasta que llegaron al tema indeseable, mis calificaciones.  Al ver la cara de mortificación de mi mamá cuando se enteró que iba muy mal en historia, la monjita le dijo: pero porque se preocupa? Tranquila, su hija no necesita saber de historia para ir al cielo.  Esas palabras y la forma tan serena como las dijo, hicieron que mi mamá cambiara su cara de angustia por una sonrisa.

Han pasado varios años desde entonces pero sigo teniendo muy presente sus palabras, claro que tuve que pasar la clase de historia para graduarme, pero ahora que soy mamá entiendo aún mejor lo que quiso decir.  Muchas veces nos clavamos en rollos como los académicos, nos preocupamos por que los hijos sean excelentes estudiantes, deportistas, pianistas, etc, y entre tanto acelere, competitividad y perfeccionismo, podemos olvidarnos de nuestra misión más importante como padres, que es ayudar a nuestros hijos a llegar al cielo.  Está muy bien que los apoyemos con clases especiales para que mejoren su nivel académico, o que los llevemos a clase de mandarín para que tengan mayores oportunidades laborales en el futuro, pero no olvidemos que también debemos hacerlos crecer en el aspecto espiritual.  Casi todas las iglesias tienen los sábados en la mañana clases de catecismo para niños, puedes pasar a las oficinas de tu parroquia a preguntar, si ellos tienen, o si te pueden orientar para conocer cuál sería la parroquia más cercana donde pudieras llevarlos.

Quizá algún sábado te de flojera porque ya los chofereaste durante toda la semana a cuanta clase existe, pero vale la pena el esfuerzo!  Para que aprendan de su religión y que se fortalezcan en la fe.  En todos estos años desde que salí de la escuela nunca he necesitado el binomio cuadrado perfecto, ni tampoco los elementos de la tabla periódica que me hicieron memorizar, pero muy seguido necesito del consejo y consuelo que he encontrado solo en Dios, por eso quiero que mi hija Lo conozca y aprenda a hablar con El por medio de la oración.  Por eso me gusta llevarla a catecismo, te animo a que lleves a tus niños también!

PD una recomendación, una amiga vende estas biblias para niños, está hermosa, mándame un mensajito si te interesa para ponerte en contacto con ella.