Criemos futuros buenos viajeros

Les comparto el articulo que escribí para la revista de la aerolínea TAR, Star News, marzo del 2019.

DSC00888

Los comportamientos negativos en aviones, aeropuertos y salas de espera no son exclusivos de los más pequeños, sin embargo es preferible aprender a evitar estas prácticas desde niños.

Patty Becerril

 

Escribí esto mientras hacía escala en un aeropuerto. Vengo de regreso de una boda y quizás por eso vino a mi mente una palabra ‘nupcial’ como ejemplo.

Posiblemente has escuchado el término “bridezilla”, la fusión de la palabra ‘novia’ (bride en inglés) con ‘Godzilla’, el monstruo que sale en numerosas películas japonesas.

Se les llama así a las novias que pierden el control con tal de obtener la boda de sus sueños, volviéndose la pesadilla de todos los involucrados en la organización de dicho evento.

Te cuento todo esto porque a lo largo de este día me he topado con varios viajeros del terror, a los que podríamos llamar “travelzillas”, usando parte de la palabra ‘viajero’ (traveler en inglés) como prefijo.

Podemos encontrarlos en todas partes desde que entras al aeropuerto y,  se les escucha gritar en el counter de la aerolínea si no los dejaron hacer check-in por haber llegado demasiado tarde; los hay también al pasar seguridad y se alteran si se les informa que no pueden pasar su botella de champú de un litro. Otros “travelzillas” siguen mandando mensajes o haciendo llamadas, aún cuando se anuncia que pongan los celulares en modo avión.

Al verlos me sale mi lado de mamá y tengo que aguantarme las ganas de pedirles que se comporten. No puedo andar regañando a cuanto “travelzilla” me encuentre, pero lo que sí puedo hacer es enseñar a mi hija qué debe y no hacer para que en un futuro no se convierta en uno, y la mejor forma de hacer esto es con el ejemplo.

Nuestros chiquitos nos observan e imitan nuestro comportamiento, y claro, también es importante decirles las cosas claramente. Por ejemplo, como sus piernitas son cortas y no alcanzan a bajar al suelo, pueden entretenerse pateando el asiento del pasajero de enfrente, pero debemos explicarles que al hacer esto están molestando a alguien más.

Deben aprender también, que aunque estén muy entretenidos leyendo un libro o jugando con su tableta, primero deben hacer caso a las indicaciones de los sobrecargos, poniendo sus mochilas debajo del asiento, sus celulares en modo vuelo, abrochando sus cinturones, no bajando las cortinillas ni reclinado los asientos a la hora del despegue y aterrizaje.

Es importante que aprendan la importancia de la puntualidad y de cumplir con los reglamentos como los de equipaje y seguridad, que sepan respetar los turnos y los lugares, pero sobre todo la importancia de ser amables y educados con el personal que nos recibe al hacer check-in, quienes por nuestra propia seguridad nos revisan, con la tripulación del vuelo y también con los demás pasajeros.

Así lograremos tener una experiencia placentera para todos hoy y más adelante, al criar futuros buenos viajeros.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: