Uncategorized

Día de las Madres

Imagen

Fui a comprarle un regalo a mi suegra de parte de Sofía para el día de las madres.  Al llegar al centro comercial me dirigí a la tienda que tenía en mente, hasta que vi una gran lona que decía “Próximamente Forever 21 ¿quieres formar parte de nuestro equipo? envía tu CV a…” me quede paralizada frente aquel mural mientras comenzaba a tener  una regresión a los años que trabajaba en presentación visual para Louis Vuitton, Grupo ECE (Etro, Armani, Valentino), en la planeación y el montaje de los cambios de aparadores, el acomodo de la mercadería nueva, la apertura de nuevas tiendas, seleccionar la ropa a los maniquíes y accesorizarlos con las últimas tendencias de moda.  Mi corazón comenzó a acelerarse, reviví todas aquellas emociones que sentía  al hacer lo que más me gustaba y ¡además me pagaban!, saque mi celular para tomarle foto a aquella valla para enviarles mi CV, de repente, frene en seco todo aquel revoloteo mental, al recordar a la pequeña que en casa esperaba ansiosa que abriera la puerta para recibirme con sus gritos de emoción.  ¿Para qué enviaba mi currículo  si ya tenía trabajo de tiempo completo?, pensé mientras volvía a meter mi celular a la bolsa.

Dejar de enviar mi CV no fue una decisión tajante, mi corazón seguía acelerado por aquel torrente de emociones que sentí al ver tal anuncio.  Dentro de mí seguía aquella diseñadora que sentía gran realización en lo que hacía, la inquietud de enviar mi CV para ver qué pasaría continuo rondando mi cabeza.  Así como también, la decisión que había tomado junto con mi esposo desde antes de casarnos, queríamos criar a nuestros hijos como los dos crecimos, con nuestras mamás de tiempo completo en casa.

Confundida continúe caminando entre las tiendas viendo los aparadores. Sabiendo todo el trabajo que había detrás de cada una de esas ventanas, días enteros de planeación, noches completas de montajes.  Si tomaba la decisión de aplicar para el trabajo, serian días y noches que pasaría lejos de mi pequeña.  Y comencé a darme cuenta lo mucho que disfruto diariamente al escogerle la ropa a mi pequeña maniquí.  Que he convertido mi casa en un aparador cambiante, dándome vuelo decorando para navidad, halloween,  cumpleaños y ¡hasta para el 14 de febrero!.  Que quizás limpiar pañales, moquitos y la saliva que saca cuando esta dentando, no sea tan glamoroso como trabajar en moda, pero definitivamente es mucho más gratificante, pues cada día puedo ver como aquella mini personita va conquistando pequeños logros.  Como hoy en la mañana, cuando al ver un trenecito en “Baby Einstein” voltio llena de emoción y dijo “ten” le celebre el hecho con aplausos y bravos, sonrió llena de orgullo repitiendo nuevamente “¡ten!”.

El entrar a un gran almacén vacío, trabajando sin parar por un mes, hasta verlo convertido en una llamativa tienda, es muchísimo trabajo, y ver el resultado final de todo ese esfuerzo es sumamente satisfactorio.  Pero el perseguir a una criatura que acaba de darse cuenta que tiene la capacidad de poder llegar a ¡todas partes! es mucho más agotador que la apertura de cualquier tienda; y el escucharla decir emocionada ¡ten! al ver un trenecito, me hace sentir cosas tan lindas que  jamás sentí con ningún otro logro profesional que haya alcanzado.

Fui afortunada al haber trabajado en algo que disfrute tanto, y que sin darme cuenta, me haría valorar años después, que el ser madre, definitivamente ¡es un trabajo!.  Ahora se que no estoy “sacrificando mi profesión” por la maternidad, la maternidad es mi nueva profesión. Una maravillosa ocupación que quizás a los ojos de los demás parezca sacrificada, pero la verdad es un privilegio.

 ¡Por eso quiero celebrar este día de las madres!, que aun que no es mi primero como mamá, será el primero que podre disfrutar, pues el año pasado por complicaciones del parto, la pase hospitalizada.  Todavía no me bailara ni me cantara en ningún festival, ni tendré ninguna tarjeta suya que pegar en el refrigerador, con tan solo escucharla decir una nueva palabra será regalo suficiente para mi, bueno, también sería un regalazo si después de su biberón de las 7:00 a.m decidiera dormir otro ratito más. 

¡Muy feliz día a todas las mamás! En especial a las que tienen el privilegio y el gran trabajo de ser mamás de tiempo completo.

Imagen

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s