Hoy me levanté a las 10 de la mañana!!! #Blogtober día 4

 Ayer la pequeña se quedo a dormir en casa de sus abuelitos, no fue por que teníamos alguna cena ni cualquier otro compromiso, sólo fue para que ella se los disfrutará, y también para darnos un tiempo mi esposo y yo.

Al dejarla salimos sin ningún plan «ahora que hacemos?» Y se nos ocurrió ir al cine.  Desde allí comenze a sentirme diferente,  porque la espontaneidad es algo que se pierde un poco al ser mama, pues todo se debe planear, empacar en la pañalera lo necesario etc.  Vimos «Hotel Transilvania 2» buenísima! Me gusto mucho.  Ver una caricatura sin ser interrumpida con mil preguntas es también un buen cambio.  Y claro aunque era nuestra noche libre, no pude evitar recordarla con el personaje del niño chiquito de la película.

Ser mama es lo máximo, pero es muy agotador! así que de ves en cuando cae muy bien darnos un descanso.  Hoy nos despertamos a las 10 de la mañana! No recuerdo cuando fue la última vez que no me despierto después de las 7! Me siento recargada y lista para ir por la pequeña!

Si tus hijos tienen la bendición de tener a sus abuelitos, te recomiendo hacer lo mismo, los niños también necesitan el descanso!

Lo que me deja la partida de mi abuelo

Hoy desperté con la noticia de la muerte de mi abuelo; se fue después de cumplir su misión, no solo de llegar a los 100 años,  sino de ser un esposo, padre y abuelo ejemplar.  Recibo la noticia estando lejos, sin poder abrazar a mi padre, solo pude marcarle por Facetime;  al colgar comenzaron a pasar por mi cabeza aquellas películas retro de los años 50´s que grababa mi abuelo.  Escenas de mi papá, como de ocho años, corriendo feliz en un campo de trigo, seguidas por una toma donde está sentado junto a mi abuelo manejando un tractor.  Mi papá con sus hermanos, muy sonrientes, en un día de campo, corriendo por la playa, festejando algún cumpleaños.  Pongo pausa mental en la toma de mis abuelos juntos, jóvenes, enamorados, muy  contentos.  Dicen que en el cielo tomas la forma de tus años más felices, por eso estoy segura que así está:  Joven, feliz al lado de su gran amor.

Se fue pero quedan esas escenas en los corazones de su familia, y también el aprendizaje de que eso es lo que verdaderamente importa, lo trascendental, lo que queda aún cuando alguien se ha ido: vivir plenamente, siendo feliz haciendo feliz a tus seres queridos.

Les comparto esto porque quizás estemos viviendo los años más felices de nuestra vida, con salud, amor, la alegría que nos dan nuestros pequeños. Escenas que seguramente recordaremos con una gran sonrisa al final de nuestros días, pero tal vez ahora no lo valoremos tanto, por lo cansado que llega a ser esta etapa donde cuidamos a una personita imparable que depende completamente de nosotras.  Es pesado, muy pesado, tener que soportar una rabieta de una pequeña que se frustra por no poder comunicarse, pero esto es una fase que pronto pasará.  Al ver mentalmente la película de la vida de mi abuelo, me doy cuenta que cien años pasan volando.  Por eso intentemos no apresurar aun más el tiempo y apreciar cada  momento.

Quizás nos frustramos porque no temenos tiempo para hacer muchas cosas,  queremos abarcar tanto que descuidamos lo que verdaderamente importa: Pasar tiempo de calidad con nuestros seres queridos, divertirnos con nuestros pequeños, disfrutar el cuidar de nuestra familia.

Le doy gracias a Dios por habernos prestado a mi abuelo estos cien años, y espero que al igual que él, tener la gran dicha de ver crecer a mis hijos y nietos, y poder dejarles la mejor herencia, videos mentales de muchos buenos momentos juntos.

Descanse en paz

Abuelitos a larga distancia

image

Una de las personas que más quise y admire fue mi abuelita Carmen, les conté de ella en el post Un legado, siempre vivimos lejos, ella en EEUU y yo en México, pero eso no fue impedimento para que fuera una de las personas más importantes en mi vida.  Mi hija tiene la fortuna de tener a sus cuatro abuelos, vivimos cerca de los paternos, convive mucho con ellos y los quiere mucho, pero vivimos muy lejos de mis papás.  Me consuelo al saber que, al igual que yo, mi pequeña pueda tener una relación muy especial con sus abuelos a pesar de la distancia, pero eso depende mucho de mí.  Saco provecho de la tecnología y cuando estamos en Guatemala, hablamos casi a diario con ellos por facetime.  Recuerdo cuando hablábamos con mis abuelos, teníamos que apurarnos por lo caro que salía la larga distancia, pero ahora tenemos la suerte de poder hablar tranquilamente ya que al ser gratis no hay límite de tiempo, así que podemos hablar de todo, de sus avances y travesuras que hace día a día, esto hace que crezcan los lazos de familiaridad que hacen no sentir tanto la distancia física.

Pero no existe tecnología alguna que pueda transmitir como se siente un abrazo, por eso cuando se puede organizamos reunirnos, mis papás fueron a Guatemala en navidad, y ahora nosotras venimos a visitarlos.  La pequeña los ha gozado y ellos a ella ni se diga, y yo feliz de verlos a todos tan contentos.  Me encanta que venga a sus raíces, que conozca su historia, la otra parte de donde viene.

El día de los abuelos se celebra en diferentes países con diferentes fechas, pero en la gran mayoría se festeja hoy, 26 de julio día de los santos: San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y, por tanto, abuelos de Jesús. ¡Que gusto que nos toque estar aquí con los abuelos! Para festejarlos y aprovechar para decirles lo importante que son en la vida de la pequeña, a pesar de la distancia.

image