Visita a la sala de urgencias, parte inevitable de ser mamá

la foto 1 (4)

Después de poco más de una semana retomo nuevamente la escritura, pues para mí el escribir depende mucho de mi estado de ánimo.  Si hay algo que me entristece, que me preocupa, nomás no me fluyen las palabras.  Además,  cuando inicié el blog pensaba que como hay tantas cosas tristes allá afuera: guerras, violencia, injusticias, etc. Solamente iba a hablar sobre cosas felices en este espacio. Hablando por ejemplo, sobre la mayor felicidad que he conocido: el ser mamá.  Pero la realidad es que también el ser mamá ha implicado para mí conocer  la mayor preocupación y angustia que he sentido en mi vida, ver a mi hija sufrir dolor.  Y de esta forma comprendí que no puedo compartir mi experiencia sobre la maternidad hablando solamente de una parte, los momentos felices, pues también los momentos difíciles forman parte de ser mamá.

Hace una semana cuando pensé que había llegado mi esposo a casa, como a la pequeña le emociona mucho recibirlo, salimos, yo a asomarme a la cochera para ver si en verdad había llegado, mientras la pequeña emocionada esperaba sosteniéndose del marco de la puerta.  En eso una fuerte ráfaga de viento azotó la puerta.  Se escuchó el  golpe seguido por llanto.  Pensé que lloraba por el susto del ruido tan fuerte, pero al voltear a verla, la encontré con su carita llena de dolor y su manita ensangrentada, desesperada abrí la puerta, le lavé la manita y al ver que el sangrado no paraba, asustada pensé -esto es serio-, le envolví su manita en una toalla y salí corriendo  al hospital que queda cerca de la casa; por suerte al salir me encontré con mi esposo y en menos de un minuto estábamos ya en urgencias.

Al enterarse nuestros familiares y amigos de lo ocurrido las llamadas y mensajes llenos de palabras de ánimo no pararon de llegar.  Así como las historias de niños que habían pasado por situaciones similares, o en algunos casos, peores.  Y al escuchar tantas historias me quedé pensando ¿será que visitar la sala de urgencias es parte inevitable de ser mamá?

Cuido a la pequeña de tantas cosas, las escaleras, objetos puntiagudos, o pequeños que pudiera tragar, tantas cosas que para mi implican peligro, pero ¿la puerta? eso nunca fue para mí algo que me preocupara, claro si la veía queriéndola cerrar, salía volando a detenerla, pero al verla paradita esperando con emoción la llegada de su papá, conmigo a unos pasos de distancia, no pude imaginar lo que estaba por pasar.  La vi feliz y de un momento a otro llena de dolor.  Quiero dejar ir ese momento, quizás estas líneas me sirvan de catarsis, y también, para evitar que le ocurra algo similar a otros niños.

Les comparto estos protectores de chapas que ya puse en su cuarto y donde ve televisión

10626804_599246363519243_6190417157514025032_n

Estas puedes conseguirlas en Probordados

Hagamos todo lo que está en nuestras manos para proteger a nuestros pequeños, pero debemos comprender que si  a pesar de todos nuestros cuidados, se llegan a lastimar, son cosas que pasan, no es nuestra culpa y que los niños se recuperan increíblemente rápido.

Pd:  Si desafortunadamente tienes que visitar la sala de urgencias, te recomiendo un lindo detalle que puedes hacer días después cuando regrese la calma.  Tomate un tiempo para llevarles algún detallito, como galletas o donas, a los héroes que se encuentran salvando vidas en la sala de urgencia.

Como hacer un set de cuadros tipo vintage para cuarto de bebe

foto2

Creo que uno de mis lugares favoritos es el cuarto de mi bebe, me encanta  porque está lleno de adornos hechos para ella con tanto amor y claro, también por ese delicioso olor a bebe.  Es el rinconcito del mundo de mi pequeña donde duerme, crece, sueña y juega.  Un espacio donde las reglas de la decoración salen por la ventana, porque aquí se vale la saturación, llenar de objetos coloridos que estimulen sus sentidos, que le den seguridad y sentido de pertenencia.

Hoy les quiero compartir algunas cositas que le he hecho, y contarles como los hice por si quisieran hacer algo similar para el cuarto de sus pequeños.

foto5

Para esto solo utilicé las letras de su nombre en madera, distintos diseños de papel para scrapbooking y pegamento (Resistol) transparente y listo!  Es super sencillo de hacer, primero se llenan de pegamento cada letra para pegarle el papel, cuidando que quede liso, sin burbujas, puedes aplanarlas pasandole un trapito.  Una vez pegado se llena de pegamento todo el papel en la parte de arriba, no te asustes de tapar el diseño por que se verá poco blanco pero al secar se vuelve transparente, esto protegerá y dará un poco de brillo al papel.

foto3

Mi último proyecto fue hacerle este set de cuadros tipo vintage.  Los marcos antiguos o vintage son de madera, muy pesados y por lo tanto pudieran ser peligrosos para colocarlos arriba de la cuna, además que son carísimos!

Lo primero que hice fue ir a varias tiendas de importaciones baratas donde encontré una variedad de marcos, algunos portaretratos y otros espejos, no importa por que terminaremos quitando el espejo.

la foto 1 (3)

Para este proyecto utilicé los marcos de plastico, latas de spray (importante que sean para pintar plástico), el arte para los cuadros y muy importante, mi mini asistente.

la foto 2 (3)

Pinté cada marco con el spray para plástico y lo dejé secar un día.  Es recomendable hacerlo en exterior.

la foto 3 (3)

Y por último viene la parte más divertida, escoger el arte donde siendo creativas podemos utilizar muchas cosas como tarjetas que le dieron al bebe en su nacimiento, buscar entre la gran variedad de imágenes lindas que hay en internet, como las que podrás encontrar aquí .  También pueden usar sus huellitas de pies o manos, ¿Qué te parece este diseño que puedes personalizar con la inicial de tu bebe y fecha de nacimiento?

foto6

Si te gusta puedes hacer el tuyo aquí gratis!

Por último plastifiqué/enmiqué las imágenes, para no ponerle vidrio a los marcos y proteger el  papel.  Organicé cómo quería el acomodo en el piso y una vez que me gustó la composición, los colgué. Espero te haya gustado este proyecto, y si te animas a hacerlo no dejes de   contarme como te quedó, saludos

Espero les guste esta idea, y si lo hacen me encantaría verlo, comparte tu foto con #DetoxMamaMiraComoMeQuedo

Caminito de la escuela

“Sonrie, no llores” me repetía a mi misma mientras caminaba hacia mi pequeña que se encontraba feliz rodeada de sus futuros compañeritos de escuela, aguantándome el llanto y ¡ni siquiera fue su primer día!  Solamente fuimos a conocer la escuelita. Mientras yo tomaba el “tour”, invitaron a la pequeña a jugar con los niños de su edad. Durante el recorrido me fije en TODO (les entregare a mi tesoro más preciado por varias horas) la limpieza, el orden, la cara de las maestras, la ideología y los valores de la escuela, y aun que nos encanto a las dos, tenía el corazón apachurrado  porque siento que aun es muy pequeña.

Estaba confundida, he comenzado a leer “Bebe en forma, bebé inteligente” donde mencionan como el cerebro del niño termina por formarse a los seis años, y como debemos de aprovechar los primeros años, “que es cuando se le puede enseñar a hacer cualquier cosa si se le presenta de una forma sincera y objetiva.  Cuanto más pequeño sea el niño más fácil es enseñarle.  Solo hay que darle muchas oportunidades de aprender de forma divertida y llena de cariño”.  Estos datos me hacen sentir una tremenda responsabilidad por desarrollar el cerebrito de mi personita favorita.

Por otra parte está el punto de vista de los autores de “Einstein jamás uso flashcards”  que con varios estudios realizados prueban que apresurar el desarrollo intelectual en etapas tempranas no aventaja a los niños que se toman su tiempo.

¿Qué hacer entonces? Me preguntaba confundida mientras nos dirigíamos de la escuelita al consultorio del pediatra, al terminar la vacunación  aproveche para preguntarle al doctor que era lo mejor para ella, meterla ya o esperarme un poco.  Me explico que cada niño es diferente,  y como la veía  bien en su desarrollo, bastante estimulada, no creía necesario meterla todavía y me recomendó mejor esperarme.  Sentí un gran alivio al escucharlo, como que era el empujoncito que necesitaba para tomar la decisión de esperarme hasta enero, pocos meses antes de que cumpla los dos años.  Creo que tome la decisión correcta por que sentí paz al tomarla.

Ya pasara varios años en la escuela, mientras tanto el mejor lugar en el que puede estar es su casita.

Primeros pasos

image

Ahora que doy mis primeros pasos en la blogsfera, coincido también con los primeros pasos de mi pequeña, y al igual como a ella le costó un poco soltarse al principio por miedo a caer y golpearse, a mí también se me dificultó un poco aventarme a comenzar, por temor a que nadie fuera a leerme. Pero gracias a herramientas como las estadísticas de la página que indican la cantidad de personas y los países donde te leen, me llevé una grata sorpresa al ver que si hay alguien más que se toma el tiempo de leerme.

Pude ver en la carita de mi pequeña cómo mis porras y palabras de ánimo, le daban la confianza y seguridad necesaria para dar paso tras paso. De la misma forma yo me lleno de ánimo al leer los comentarios de quien se ha identificado con algo de lo que he escrito.

Y así como ahora mi pequeña ya se soltó por que sabe que el caminar la lleva a descubrir mundos nuevo, yo también comienzo a disfrutar el maravilloso poder de la escritura, que lleva mis letras a tantos lugares tan lejanos e inimaginables y no solo a través de la distancia, sino también a través del tiempo, pues espero que algún día cuando mi pequeña sea mamá, pueda encontrar en estas líneas algo de utilidad.

Para ti que me lees a través del tiempo y la distancia ¡GRACIAS! porque me permites continuar con esta gran pasión que llena mi corazón.
image

Soy yo, la mamá de la bebe que lloró durante el vuelo

Soy yo, la mamá de la bebe que lloró durante casi todo el vuelo, si aquella señora que volteaban a ver con ojos de pistola, a quien me decían con la mirada “mala madre atienda a su hija”.  Les voy a contar, no como explicación, porque no debo ninguna, mi hija aún es bebe y eso es lo que los bebes hacen, llorar cuando tienen algún malestar.  Lo que les voy a contar es algo que espero que le ayude a otras mamás que tengan planeado volar con bebes y también como compensación para aquellos pasajeros que se molestaron con su llanto, esperando que estos consejitos les ayude cuando tengan hijos, porque seguramente aún no tiene, pues de tenerlos hubieran comprendió sin ser tan prejuiciosos.

Este es el tercer vuelo para mi pequeña, la primera vez fue a los dos meses, lo que me preocupaba aquella ocasión era que cuando tenía hambre lo hacía saber con un gran llanto, así que me preparé para que al notar los primeros síntomas de hambre, tener lista su lechita.  Me ayudó mucho que nunca la acostumbré a tomar la leche caliente, siempre fue a temperatura ambiente.  Eso hizo todo mucho más práctico.  Fue una excelente pasajera.

Su segundo viaje fue a los diez meses, aquí me preocupaba que no fuera a quedarse quieta durante el vuelo porque ya sabía gatear, pero con una buena dotación de juguetes logré distraerla y una vez más fue una gran viajera que se ganó a los demás pasajeros a quien les decía bye bye al bajar del avión.

En esta ocasión, a su año dos meses, aunque ya me había demostrado que no valía la pena que me preocupara, el hecho de que ya sabía caminar y sería un viaje de dos vuelos, con una escala de seis horas, un viaje de 12 horas en total, me preocupaba un poco, pero me preparé lo mejor que pude:

Para el primer vuelo, dejé que se cansara en la sala de espera, caminó por todas partes explorando cada rincón del lugar, se subió y bajó de las sillas y socializó con su compañero de al lado, quien la entretuvo jugando avioncito con su piecito y otros juegos, sin que la pequeña tuviera la más mínima idea de que se trataba de un famoso personaje de la política nacional.

la foto 4 (5)

La pequeña con su nuevo amigo Cuauhtémoc Cárdenas

la foto 1 (8)

Jugar en la sala de espera para dormir en el vuelo ¡perfecto!

la foto 2 (7)

Llevar una buena dotación de apps para bebes es una gran herramienta que da mucho tiempo de distracción. 

la foto 2 (5)

También es buena idea llevar una variedad de snaks

En un día de viaje el único itinerario importante es el de los vuelos, el del niño no tanto, no está en su casita con sus cosas a las que está acostumbrado, así que no es recomendable seguir un estricto horario, si quiere comer que coma.  Con mayor razón lo que tome, volar deshidrata así que si quiere tomar más biberones con jugo o agua de lo que acostumbra mejor.  Y si los toma al despegue o al aterrizaje ayuda a que no le duelan los oídos.

Escalas

Si se tiene que esperar varias horas de escala hay que ir bien preparados

Sin título-1

Supuestamente la carreola es para la bebe, pero el verdadero uso es para retacarlo de tooodas las cosas necesarias para ella.  Yo aprovecho todo los compartimentos que tiene, y hasta le añadí un gran gancho para poder colgar cómodamente la pañalera.

la foto 4 (3)

Libros de cuentos, para colorear, juguetes pequeños que no sean ruidosos para que también se pueda usar durante el vuelo, son alguna de las cositas que le puedes llevar para distracción

En una espaciosa esquina no muy transitada, armamos nuestra área de juegos.   Después de entretenernos allí un buen tiempo al comenzar a notarla desesperada, levanté todo,  la subí a la carriola y nos entretuvimos paseando y entrando a todas las tienditas. Ese es otro buen rato de entretenimiento, hasta que nuevamente comienza a desesperarse, momento para la siguiente actividad, soltarla a que camine.  Para esto es muy recomendable un buen arnés, pues como tú estás con todas las cosas, la criatura no sale disparada, sino que explora dentro de tu misma circunferencia.

la foto (3)

Y después de caminar un buen rato comenzamos nuevamente, armar zona de juegos, paseo en carriola, caminar, así hasta llegar la hora de abordar.

Pero por más preparada que vallas, un viaje tan largo es agotador, pesado para un adulto y con mayor razón para un bebe.  En el segundo vuelo le di jugo al abordar y se quedó dormida antes del despegue, durmió una media hora, después se despertó irritada, en esta ocasión nada funcionó, ni el ipad lleno de apps, ni los snacks, ni el juguito nada, todo empeoró cuando comenzamos a descender, en ese vuelo se sintió más de lo normal la despresurización, la pequeña se agarraba sus oídos y lloraba con notable dolor.  En esos momentos recordé lo que me dijo mi esposo, un gran consejo que me ayudó mucho porque sabe lo nerviosa que soy, “se que harás todo lo posible para que la niña no llore durante el vuelo, pero si llora, no te preocupes, solo es una bebe”.  Lo que no podía evitar era sentir gran tristeza al ver que mi pequeña sentía dolor, es muy frustrante, dan ganas de ponerte a llorar junto con ella, y encima de eso tienes la mirada de descontento de algunos pasajeros.  Pero afortunadamente cuando se acaba el vuelo se acaba el llanto.  Bajamos y vemos en la sala de espera a mis padres, los abuelitos y a pesar del agotamiento físico y emocional me digo al verlos “todo valió la pena”

la foto 1 (7)

¿Festejar o no el primer año?

Una mamá primeriza es el objetivo favorito para los “aconsejadores”, algunas de sus sugerencias nos pueden ayudar mucho,  otras, no tanto.  Una recomendación muy común es la que viene seguida de la infaltable pregunta “¿Cuántos meses tiene la bebe?” y al enterarse que la respuesta es casi el año, viene el comentario “¿y le vas a hacer fiesta?”, no es pregunta, es solo la entrada para el consejo “para que si esta tan chiquita y ni la va a disfrutar” “tan pequeña ni se da cuenta” “no se va a acordar de nada”.

Imagen

La cumpleañera divirtiéndose en su fiestecita.

Cada mamá conoce a su bebe, y yo conociendo a la mía, sabía que si le hacia una fiesta la iba a disfrutar mucho, descartando así los tan repetidos consejos anti-festejos.  Por más pequeñita que sea una reunión, requiere bastante preparación.  La verdad como diseñadora gráfica que por el momento no está ejerciendo su profesión, encontré en la organizada de este festejo una válvula de escape para mi “lado creativo”.  Haciendo las invitaciones, las bolsitas, el pastel y ¡hasta escenografía!.

Imagen

Todo el trabajo valió la pena al ver como la festejada gozo toda la tarde.  Sé que no recordara nada, pero para eso están las fotos, para cuando sea  más grandecita vuelva a disfrutar viendo su álbum.

Imagen

Te entiendo, se que tienes suficiente consejos, sugerencias y recomendaciones, pero aquí te va uno más  por que en verdad creo que si vale la pena: ¡Festeja su primer año! Aprovecha que todavía tú tienes libertad de poder elegir todo, como el tema.  En mi caso como mi bebe es hija de papá Guatemalteco, mamá Mexicana y nació en EEUU,  pensé que el tema de “It´s a Small World” sería lindo y muy relacionado con la festejada.  Así es que, ya seas “mamá pinterest”  que le encantan las manualidades y quieres pasar varias horas de entretenimiento haciendo todo; o  quizás seas más práctica y prefieres que alguien más lo haga, como sea, ¡festeja! dándole una tarde de felicidad a quien alegra todos tus días.  ¡Que todo te salga muy lindo y no olvides tomar muchas fotos!