Uncategorized

Abuelitos a larga distancia

image

Una de las personas que más quise y admire fue mi abuelita Carmen, les conté de ella en el post Un legado, siempre vivimos lejos, ella en EEUU y yo en México, pero eso no fue impedimento para que fuera una de las personas más importantes en mi vida.  Mi hija tiene la fortuna de tener a sus cuatro abuelos, vivimos cerca de los paternos, convive mucho con ellos y los quiere mucho, pero vivimos muy lejos de mis papás.  Me consuelo al saber que, al igual que yo, mi pequeña pueda tener una relación muy especial con sus abuelos a pesar de la distancia, pero eso depende mucho de mí.  Saco provecho de la tecnología y cuando estamos en Guatemala, hablamos casi a diario con ellos por facetime.  Recuerdo cuando hablábamos con mis abuelos, teníamos que apurarnos por lo caro que salía la larga distancia, pero ahora tenemos la suerte de poder hablar tranquilamente ya que al ser gratis no hay límite de tiempo, así que podemos hablar de todo, de sus avances y travesuras que hace día a día, esto hace que crezcan los lazos de familiaridad que hacen no sentir tanto la distancia física.

Pero no existe tecnología alguna que pueda transmitir como se siente un abrazo, por eso cuando se puede organizamos reunirnos, mis papás fueron a Guatemala en navidad, y ahora nosotras venimos a visitarlos.  La pequeña los ha gozado y ellos a ella ni se diga, y yo feliz de verlos a todos tan contentos.  Me encanta que venga a sus raíces, que conozca su historia, la otra parte de donde viene.

El día de los abuelos se celebra en diferentes países con diferentes fechas, pero en la gran mayoría se festeja hoy, 26 de julio día de los santos: San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y, por tanto, abuelos de Jesús. ¡Que gusto que nos toque estar aquí con los abuelos! Para festejarlos y aprovechar para decirles lo importante que son en la vida de la pequeña, a pesar de la distancia.

image

Uncategorized

Primeros pasos

image

Ahora que doy mis primeros pasos en la blogsfera, coincido también con los primeros pasos de mi pequeña, y al igual como a ella le costó un poco soltarse al principio por miedo a caer y golpearse, a mí también se me dificultó un poco aventarme a comenzar, por temor a que nadie fuera a leerme. Pero gracias a herramientas como las estadísticas de la página que indican la cantidad de personas y los países donde te leen, me llevé una grata sorpresa al ver que si hay alguien más que se toma el tiempo de leerme.

Pude ver en la carita de mi pequeña cómo mis porras y palabras de ánimo, le daban la confianza y seguridad necesaria para dar paso tras paso. De la misma forma yo me lleno de ánimo al leer los comentarios de quien se ha identificado con algo de lo que he escrito.

Y así como ahora mi pequeña ya se soltó por que sabe que el caminar la lleva a descubrir mundos nuevo, yo también comienzo a disfrutar el maravilloso poder de la escritura, que lleva mis letras a tantos lugares tan lejanos e inimaginables y no solo a través de la distancia, sino también a través del tiempo, pues espero que algún día cuando mi pequeña sea mamá, pueda encontrar en estas líneas algo de utilidad.

Para ti que me lees a través del tiempo y la distancia ¡GRACIAS! porque me permites continuar con esta gran pasión que llena mi corazón.
image

Uncategorized

Soy yo, la mamá de la bebe que lloró durante el vuelo

Soy yo, la mamá de la bebe que lloró durante casi todo el vuelo, si aquella señora que volteaban a ver con ojos de pistola, a quien me decían con la mirada “mala madre atienda a su hija”.  Les voy a contar, no como explicación, porque no debo ninguna, mi hija aún es bebe y eso es lo que los bebes hacen, llorar cuando tienen algún malestar.  Lo que les voy a contar es algo que espero que le ayude a otras mamás que tengan planeado volar con bebes y también como compensación para aquellos pasajeros que se molestaron con su llanto, esperando que estos consejitos les ayude cuando tengan hijos, porque seguramente aún no tiene, pues de tenerlos hubieran comprendió sin ser tan prejuiciosos.

Este es el tercer vuelo para mi pequeña, la primera vez fue a los dos meses, lo que me preocupaba aquella ocasión era que cuando tenía hambre lo hacía saber con un gran llanto, así que me preparé para que al notar los primeros síntomas de hambre, tener lista su lechita.  Me ayudó mucho que nunca la acostumbré a tomar la leche caliente, siempre fue a temperatura ambiente.  Eso hizo todo mucho más práctico.  Fue una excelente pasajera.

Su segundo viaje fue a los diez meses, aquí me preocupaba que no fuera a quedarse quieta durante el vuelo porque ya sabía gatear, pero con una buena dotación de juguetes logré distraerla y una vez más fue una gran viajera que se ganó a los demás pasajeros a quien les decía bye bye al bajar del avión.

En esta ocasión, a su año dos meses, aunque ya me había demostrado que no valía la pena que me preocupara, el hecho de que ya sabía caminar y sería un viaje de dos vuelos, con una escala de seis horas, un viaje de 12 horas en total, me preocupaba un poco, pero me preparé lo mejor que pude:

Para el primer vuelo, dejé que se cansara en la sala de espera, caminó por todas partes explorando cada rincón del lugar, se subió y bajó de las sillas y socializó con su compañero de al lado, quien la entretuvo jugando avioncito con su piecito y otros juegos, sin que la pequeña tuviera la más mínima idea de que se trataba de un famoso personaje de la política nacional.

la foto 4 (5)

La pequeña con su nuevo amigo Cuauhtémoc Cárdenas

la foto 1 (8)

Jugar en la sala de espera para dormir en el vuelo ¡perfecto!

la foto 2 (7)

Llevar una buena dotación de apps para bebes es una gran herramienta que da mucho tiempo de distracción. 

la foto 2 (5)

También es buena idea llevar una variedad de snaks

En un día de viaje el único itinerario importante es el de los vuelos, el del niño no tanto, no está en su casita con sus cosas a las que está acostumbrado, así que no es recomendable seguir un estricto horario, si quiere comer que coma.  Con mayor razón lo que tome, volar deshidrata así que si quiere tomar más biberones con jugo o agua de lo que acostumbra mejor.  Y si los toma al despegue o al aterrizaje ayuda a que no le duelan los oídos.

Escalas

Si se tiene que esperar varias horas de escala hay que ir bien preparados

Sin título-1

Supuestamente la carreola es para la bebe, pero el verdadero uso es para retacarlo de tooodas las cosas necesarias para ella.  Yo aprovecho todo los compartimentos que tiene, y hasta le añadí un gran gancho para poder colgar cómodamente la pañalera.

la foto 4 (3)

Libros de cuentos, para colorear, juguetes pequeños que no sean ruidosos para que también se pueda usar durante el vuelo, son alguna de las cositas que le puedes llevar para distracción

En una espaciosa esquina no muy transitada, armamos nuestra área de juegos.   Después de entretenernos allí un buen tiempo al comenzar a notarla desesperada, levanté todo,  la subí a la carriola y nos entretuvimos paseando y entrando a todas las tienditas. Ese es otro buen rato de entretenimiento, hasta que nuevamente comienza a desesperarse, momento para la siguiente actividad, soltarla a que camine.  Para esto es muy recomendable un buen arnés, pues como tú estás con todas las cosas, la criatura no sale disparada, sino que explora dentro de tu misma circunferencia.

la foto (3)

Y después de caminar un buen rato comenzamos nuevamente, armar zona de juegos, paseo en carriola, caminar, así hasta llegar la hora de abordar.

Pero por más preparada que vallas, un viaje tan largo es agotador, pesado para un adulto y con mayor razón para un bebe.  En el segundo vuelo le di jugo al abordar y se quedó dormida antes del despegue, durmió una media hora, después se despertó irritada, en esta ocasión nada funcionó, ni el ipad lleno de apps, ni los snacks, ni el juguito nada, todo empeoró cuando comenzamos a descender, en ese vuelo se sintió más de lo normal la despresurización, la pequeña se agarraba sus oídos y lloraba con notable dolor.  En esos momentos recordé lo que me dijo mi esposo, un gran consejo que me ayudó mucho porque sabe lo nerviosa que soy, “se que harás todo lo posible para que la niña no llore durante el vuelo, pero si llora, no te preocupes, solo es una bebe”.  Lo que no podía evitar era sentir gran tristeza al ver que mi pequeña sentía dolor, es muy frustrante, dan ganas de ponerte a llorar junto con ella, y encima de eso tienes la mirada de descontento de algunos pasajeros.  Pero afortunadamente cuando se acaba el vuelo se acaba el llanto.  Bajamos y vemos en la sala de espera a mis padres, los abuelitos y a pesar del agotamiento físico y emocional me digo al verlos “todo valió la pena”

la foto 1 (7)

Uncategorized

No es fácil ser bebe

Mi esposo me mandó este artículo “5 Reasons Modern-Day Parenting Is in Crisis, According to a British Nanny‏”  donde  la autora, Emma Jenner, habla sobre los mayores problemas que enfrentan los padres hoy en día.  Varios puntos llamaron mi atención, en especial donde habla sobre los berrinches.  Dice que si el niño quiere hacer berrinche, que lo haga, pero que por ningún motivo se le conceda lo que pide solo para que deje de berrear, porque lo que el niño aprendería sería:  hago berrinche y así consigo lo que quiero.

Terminando de leer el artículo volteo a ver a mi personita favorita que para no variar se encontraba al lado mío.  Se había quitado su zapatito y lo estaba mordiendo de lo más tranquila.  Inmediatamente me lanzo sobre ella para quitarle el zapato explicándole que es algo sucio que no se mete a la boca,  claro está que no me  entendió nada, y estalla en llanto.  Como tenía el articulo fresquecito, me repetía a mí misma, “no cedas, tiene que saber que haciendo berrinche no gana nada”

Mientras veía sorprendida aquella dramática muestra de descontento, descubrí, al fondo de aquella boca completamente abierta, unas afiladas muelas que se asomaban entre sus encías.

descarga

¡A mi pequeña le estaban saliendo las muelas! y había encontrado al morder su zapatito, un momentáneo alivio a aquel dolor tan fuerte.  Y mientras yo pensaba, no cedas al berrinche, seguramente ella pensaba “por qué mi mamá me quitó eso que me estaba haciendo sentir alivio”.  Pero al no poder hablar, se expresó como sabe, con llanto.

Y recordé una parte del libro “Gritos y Susurros” donde Rossana Fuentes- Berain relata la angustia y frustración que sintió al no poderse comunicar cuando se perdió en el metro en Japón “…El conserje del hotel me entregó un papelito con la dirección exacta.  Me explicó cuántas paradas de Metro tenía que recorrer y cómo, al llegar a la estación específica, bastaría con caminar una cuadra a la derecha, mostrar a algún transeúnte lo escrito y ¡listo!  Tal cual, llegué al Metro.  Conté meticulosamente 12 estaciones.  Bajé, caminé una cuadra, enseñé el papelito y nada.  Uno y otro transeúnte trataban de darme indicaciones que yo no comprendía.  Volví a la estación.  No tenía idea dónde estaba.  No podía leer las indicaciones, por que los señalamientos estaban en caracteres japoneses y no había iconos reconocibles.  Vamos ¡no entendía ni una palabra!  Nada.  Súbitamente estaba convertida en una analfabeta.  El miedo empezó a invadirme.  Ni siquiera sabía cómo regresar al mundo del alfabeto…”

Y es hasta que vemos una situación como esta, cuando nos damos cuenta lo dependientes que somos del lenguaje y en el estado tan vulnerable que se encuentra quien no tiene la habilidad de poderse comunicar.

eat-play-sleep-repeat-2-300x200

Quizás la vida de un bebe que come, juega y duerme, nos pareciera de lo más relajada, y la verdad es que si lo es, pero también el no poderse comunicar, ha de ser muy frustrante y nada fácil.  Entonces, es aquí cuando nuestra labor como mamás tiene que tener otra función más, la de traductora de llantos, y aunque es sencillo diferenciar un llanto: por cansancio, por hambre, dolor.  Cuando se complica un poco más es cuando más bien es un berrinche, y es en estos casos donde tenemos que ponernos en su lugar y tratar de comprender el porqué, y quizás sea algo sencillo que podamos solucionar rápidamente, como en el caso que mencioné del zapato, cambiárselo por algún juguete suave que también hubiera podido mordisquear para aliviar un poco su encía.  No es fácil, tenemos que tener paciencia y cuando de plano no logremos descifrar el motivo del llanto, respirar profundamente pensando “esta es una fase que pronto pasará” ¡ánimo!

Uncategorized

¡Es Niña!

daughter

El sábado viajamos a visitar a mis papás.  Estoy tan emocionada que ya he comenzado a ver qué ropa voy a empacar para la pequeña, lo tengo que ver con tiempo pues la diferencia de temperatura entre Guatemala “la ciudad de la eterna primavera” y los calurosos días veraniegos sonorenses (que llegan casi a los 50 grados) es tanta que quizas necesite adaptar un poco su “vestimenta” .

Así que abrí el armario donde esta colgada su ropita y al encontrarme frente a aquel guardaropa con toda la variedad de rosas existentes recorde cómo nos habíamos sorprendido cuando el doctor al hacerme el ultrasonido nos decía: ¡es niña!

SONY DSC

Chocolates que regalamos en la fiesta de revelación de género, donde les dimos la noticia a toda la familia que era niña.

A mi esposo le preocupaba no saber si podría jugar con ella, ¿será que le gustará jugar futbol o golf conmigo? (quien le iba a decir lo mucho que disfruta jugar con ella ahora!)  A mí, que la pobre andaría toda despeinada por que no sabría cómo peinarla, además, no me gustaban los moños y mucho menos el color rosa.  Pero desconocia los super poderes que una adquiere al momento de convertirse en madre, esos como el de cambiar un pañalito premiado sin el más minimo sentimiento de asco, un acontecimiento que antes de ser mamá hubieras creído imposible, pues cualquier cosa mal olienta me provocaba náuseas.  De  igual forma, junto con la maternidad vino un gusto adquirido por todo lo rosa, olanes, y moños.

En mis últimos meses de embarazo disfruté mucho comprar junto con mi mamá todas las cositas para la niña.  Para los accesorios fui a una tienda en Cd. Obregon, “Little Girls Dress Shop” cuando entré y vi su sección de banditas para la cabeza y su gran variedad de moños, Frank Sinatra comenzo a cantar en mi cabeza (signitos musicales) “Heaven, I’m in heaven”.  Y cuando nació la niña tenía un gran problema: Tantos moños para tan poco cabello.

No había encontrado en Guatemala algún lugar igual, hasta que vi anunciada una página “Corazón de Melón” que creí era solamente de regalitos  y como tenía varios compromisos, fui  y al entrar (signitos musicales) “Heaven, I’m in heaven”  encontré que también tienen una increíble selección de moños y accesorios lindos para niña.  Yo solamente repetía como mantra una y otra vez “enfócate en el objetivo, vienes por los regalitos, vienes por los regalitos”.  ¡Se me antojaba toda la tienda!, quien no quiso quedarse con el antojo fue la pequeña que tomó una bolsita miniatura, de su tamaño y la abrazó con una sonrisa de total felicidad y ¡no la soltó!.  ¿Cómo es posible que desde tan pequeña le gusten estas cosas coquetas? ¡Supongo que se nace siendo femenina!

Y dejando los recuerdos regresé al armario donde, aprovechando que tenía una pequeña muñequita viviente, pasamos una tarde divertida probando distintas combinaciones.

Sofia bolsa

Outfit perfecto para las frescas tardes de lluvia Guatemaltecas.  Bolsita de Corazón de Melón

boho chik

Este outfit de Zara Baby es más apropiado para los calores Sonorenses

bye

¡lista para ir a visitar a mis abuelos! Bandita de Little Girls Dress Shop

Otras tiendas de accesorios para niña que me encantan en Obregón:

Rosa Chicle

Cuca y Malola (Navojoa)

En Guatemala

Give handmade

Little birdie bows co

premio·premios

Premio Best Blog

El escribir este blog no solo ha sido una terapéutica válvula de escape, sino también, sorpresivamente un modo de conectarme con otras blogueras que, aun que algunas tratamos temas distintos, todas tenemos algo en común: dejamos parte de nuestro corazón en cada línea, apoyando a quien pasa por alguna situación similar, o simplemente compartiendo sentimientos con los que nos identificamos, y lo más bonito es que estos escritos trascienden fronteras llegando hasta lugares que no imaginamos.  Desde España recibí la linda noticia que otra bloguera no solo se ha tomado el tiempo de leerme, además me ha nominado para el premio de Best Blog, Muchas gracias Llámame mami me alegraste mucho

BestBlogAward

Las normas que tiene este premio son las siguientes:

– Enlazar y agradecer a quien os nomina.
– Responder al cuestionario.
– Contar 11 curiosidades sobre vosotras.
– Visitar los blogs de las compañeras nominadas.
– Nominar a otros 10 blogs e informarles del premio que les estás concediendo.

Cuestionario:

1-¿A QUÉ ES DEBIDO EL NOMBRE DE TU BLOG?

Hace varios años publique un libro que se llama “Soy feliz, Soy Soltera”, ahora, sigo siendo feliz pero ya no soltera jaja y como he decidido escribir sobre esta gran aventura de ser mamá, por eso he decidido llamarlo “Soy feliz, soy mamá”

 

2-¿ERES MÁS DE TACÓN O DE ZAPATO PLANO?

Me gusta muchísimo más el porte que da el tacón, que de aguantarlo seguro seria tacón, pero el hecho de perseguir a una pequeña toddler todo el día me fuerza a ser zapato plano

3-EN TU ENTORNO ¿SABEN QUE TIENES UN BLOG?

Si, todos, mi esposo, familia y amigos.

4-¿TIENES ALGÚN TEMA TABÚ EL CUAL NUNCA ESCRIBIRÍAS SOBRE ÉL?

Creo que no, voy escribiendo lo que voy viviendo.

5-¿PLAYA O MONTAÑA?

¡Lo que sea!  ¡Me encanta la vagancia!, pero si prefiero la playa ¡que agusto!

6-¿QUÉ ES LO QUE MÁS TE GUSTA DE SER BLOGUERA?

El placer de escribir y coincidir con quien esta pasando por lo mismo.

7-¿QUÉ O QUIÉN TE ANIMÓ A CREAR EL BLOG?

Otras blogeras

8-¿CUANTO TIEMPO HACE QUE TIENES EL BLOG?

Empecé a mediados de abril de este año 2014, ósea apenas 3 meses

9-¿CUAL ES EL PRINCIPAL OBJETIVO POR EL CUAL HAS CREADO EL BLOG?

Desahogo personal y apoyo a otras mamás que pasan por lo mismo.

10-¿TE SIENTES SATISFECHA CON EL TRABAJO QUE LLEVAS REALIZADO O AHORA CAMBIARÍAS ALGO?

Si me siento satisfecha, me gustaría ir cambiando conforme siga, pues espero ir mejorando, pero como apenas vamos empezando en esto, pues paso a paso.

 

Y ahora, 11 cositas de mí:

– Soy diseñadora gráfica, por el momento no estoy ejerciendo para poderme quedar en casa como mamá de tiempo completo, pero desde aquí hago invitaciones para eventos y tarjetitas de presentación a quien me lo pida ¡me encanta!

-Estuve entretenida haciendo todo: invitaciones, bolsitas de dulces, decoraciones etc. varios meses antes del primer cumpleaños de mi bebe.  ¡Que ganas de tener varios hijos para tener muchas fiestecitas que planear! jajaja

– Amo el chocolate, entre más chocolatoso ¡mejor! un brownie de chocolate con hot fudge de chocolate ¡lo máximo!

– Soy mexicana viviendo en Guatemala y aun que soy feliz aquí con mi esposo e hija,  extraño mucho a mis papás, hermana, amigas y los taquitos de carne asada.

– Me encanta viajar, pero uno de mis más grandes miedos es la turbulencia en los aviones.

– Me gusta mucho la música, aun que no tengo ningún talento musical, me hubiera encantado poder tocar algún instrumento.

– Soy feliz con todas las temporalidades y las festejo todas, navidad, 14 de febrero, pero creo que mi favorita es halloween, ya comienzo a pensar de que disfrazare a mi bebe este año.

– Me gustaría que me gustara hacer ejercicio, pero no me gusta nada nadita.

– Me encantan las comedias románticas.

-Y lloro con casi todas esas “Chick flicks”.

– Me encanta ser mamá y espero en un futuro que mi familia siga creciendo.

mis nominados son:

¡oh! Lulu

Mi Vida

Happy Mode On

La Rubia del Pueblo

Erika Tamaura Torres

Mi diario Vivir

A Cup Of Joy Joy

Mis Razones de Abril

Mis nominaciones son blogs geniales y se lo merecen.

Uncategorized

Mamá primeriza a los treinta y quiubole

Hoy mis días están llenos de zapatitos, juguetes y la sonrisa de una pequeña personita que, aunque llegó a mi vida hace tan solo 14 meses, me cuesta trabajo imaginarme mi vida sin ella. Pero si hubo una época, que parece tan lejana, donde mi vida era puro trabajo, y los fines de semana un poco de parranda para despejarme antes de volver a trabajar. El llegar a ser esposa y madre era tan solo un anhelado sueño, que por razones del destino, se volvió realidad a una edad muy por arriba del promedio jaja. No era fácil encontrar a quien buscaba, así que cuando por fin apareció a mis treinta y quibole añitos, pues ¡no perdimos más tiempo!
La primera visita con mi doctor después de enterarme que estaba embarazada, preocupada pregunté ¿corre algún peligro mi bebe o podré tener alguna complicación en el embarazo por mi edad doctor? Y sonriendo me contestó que de lo único que tenía que preocuparme era de las reuniones de padres de familia en la escuela, pues quizás seamos los más grandecitos allí, pero fuera de eso, no tenia ¡nada de qué preocuparme!
Gracias a Dios el doctor tuvo razón, y no solo en el embarazo, también en la experiencia en general de ser mamá, no ha habido mayores razones por las cuales preocuparme. Quizás ahora que se la gran alegría que da un hijo haya momentos en los que pienso “de lo que me había perdido” ¿me hubiera gustado ser mamá más joven? ¡por supuesto! Pero ese no fue mi caso, así que solo puedo hablar de lo que me ha tocado vivir, ser mamá primeriza a los treinta y quibole:
Hubiera pensado que una de las desventajas de tener hijos más grande es la falta de paciencia, pero en mi caso fue al revés. Cuando trabajaba siempre andaba a mil por hora, mi ritmo de vida era demasiado acelerado y cuando algo no tenía la misma velocidad me hacía perder la paciencia fácilmente. Ahora he aprendido a tomarme las cosas con más calma, sigo siendo acelerada pero más tranquila. Me sirvieron mucho aquellos frenéticos años para ejercitar mi paciencia tan necesaria ahora, en especial en los momentos que mi personita favorita me hace algún berrinche porque no puede comprender por qué no la dejo abrir la taza del baño, ni sacar la basura de los basureros.
Lo que de plano si es un inconveniente es que ya no se tiene la misma energía que antes. Cuando por fin la pequeña bolita de energía cae dormida a las 8 de la noche, yo quiero caer junto con ella me deja ¡exahusta! Y en verdad me hace cuestionarme, ¿están seguros que los terribles son los dos años y no el primero?! ¡lo que me espera!

10441134_10152197380343301_3562787783657937294_n
A una mamá treinta y quiubolera le urge actualización, porque lo que nos tocó en nuestra época no necesariamente aplica hoy en día. Cuando quise bajar canciones infantiles lo único que se me ocurrió era Cepillin, Cri Cri, Enrique y Ana. Ibamos en el carro feliz escuchando nuestra nueva playlist, cuando de pronto escucho “Papi di por que niños como yo, no tienen con quien jugar y no tienen una mamá. Yo no se por qué mamá al cielo tuvo que ir, a papá le voy a pedir que me deje ir con mi mamá” ¡casi me hace llorar Cepillin con su canción tan triste!. Llegando a la casa comencé a actualizar mi lista, cambiando a Cepillin por el payaso Trepsi. También descubrí un grupo buenísimo que se llama Mother Goose Club, las canciones clásicas de Mother Goose pero con ritmos más modernos.

Otra de las ventajas de la maternidad tardía: longevidad. Según un análisis de New England Centenarian indicó que las madres que dieron a luz a su último hijo después de los 33 años tenían el doble de probabilidades de superar los 95 años de vida que las que lo hicieron a los 29 años, según el sitio muyinteresante.es. Yo desconozco los detalles de este análisis, no se por qué razón este hecho prolongue la vida de las mujeres, lo único que por mi experiencia se, es que mis ganas de querer ver crecer a mi criatura, son tantas que me motivan a cuidarme, a querer ser más saludable para poder seguir a su lado el mayor tiempo posible.
Todavía no va a la escuela y aun no me tocan esos eventos en los que seguramente seré de las mamás de mayor edad, pero estoy segura que no seré la única, pues cada vez somos más las que vivimos al máximo una soltería, que nos prepara para valorar y apreciar la gran dicha que es el ser mamá.

Age-is-a-question-of-mind-over-matter-quote